Aprendizaje Diferenciado

El nuevo siglo llegó con muchos retos, innovaciones, digitalización, globalización. Ya las barreras fronterizas existen solamente para efectos geográficos, porque con el avance de la era digital, es posible conectarnos con el mundo entero con un solo clic. Los amigos ya no necesariamente deben estar cerca, pues incluso fuera de la estratosfera podemos comunicarnos en segundos con nuestros seres queridos, incluso si se encuentran en la estación espacial internacional. Y las carreras del futuro no son necesariamente medicina o leyes, ahora existen youtubers, ingeniería telemática, robótica, biotecnología, servicios sociales (community management), entre otras. Viendo estos cambios en el mundo que conocíamos cuando éramos niños, me pregunto, en qué ha cambiado la educación? Realmente los estamos educando y preparando a nuestros hijos para afrontar los retos del siglo XXI, o nos quedamos en el siglo pasado?

Ahora hablemos de las diferencias. La educación de antes formaba a los estudiantes sobre diversos conocimientos generales, igual para todos, donde o te acoplabas al ritmo del grupo, o te quedabas. Y ya desde pequeños nos dirigían a buscar ser lo que nuestros padres son o aspiraban de nosotros. Y los que no se acoplaban al ritmo sufrían en ocasiones los rechazos de sus seres queridos e incluso de la sociedad. Hoy en día esto ha dado un giro de 180°, ya que quien es diferente es especial por lo que es y sus talentos son buscados e incluso correteados por los cazatalentos. Es por eso que el principal reto en la educación del siglo XXI es educar a nuestros niños en base a sus diferencias, esto se llama aprendizaje diferenciado.

El aprendizaje diferenciado no es otra cosa que, adecuar los currículos educativos en base a los diferentes estilos de aprendizaje de los estudiantes. Y aquí hago una pausa para explicar que en una escuela del siglo XXI el docente no es el que enseña, sino son los niños los que aprenden. Se preguntarán, cómo es esto? El aprendizaje diferenciado es posible cuando el docente ocupa el papel del tutor o facilitador del proceso de aprendizaje del estudiante, y desde un contexto externo, le da apoyo al estudiante para que aprenda los conocimientos, bajo su propia experiencia y forma de aprender.

Tomlinson (2000) enumera cuatro técnicas que los docentes pueden aplicar en el salón de clase para adecuar el currículo:

  1. Calibrando el contenido, qué necesitan aprender o cuál es la información que necesitan conocer
  2. Establece procesos, con recomendaciones de las distintas formas como pueden abordar el aprendizaje en el aula
  3. Producto, donde se permite a los niños ensayar, aplicar, explorar, investigar, en diversas formas, lo que han aprendido. Ya no existe una verdad absoluta.
  4. Y creando ambientes de aprendizaje estimulantes, con áreas para lectura, de recreación y juego, de relajación y silencio, y usando diversas rutinas de aprendizaje que potencien la independencia de los estudiantes.

Un ejemplo lo vemos en la vida real de adultos, donde en una empresa existen personas con diversas cualidades que forman un engranaje, cada quien maneja una parte importante, pero todos hacen mover juntos el motor del progreso. Lo mismo ocurre en el aula, y no quiere decir que unos no van a aprender lo que los otros hacen, lo que significa es que todos van a aprender a hacerlo como lo hace cada bien mejor, pero todos aprenden igualmente que existen otras formas de llegar al mismo objetivo.

Ahora el reto de la educación del siglo XXI es contar con los docentes calificados para llevar a cabo este tipo de enseñanza individualizada, docentes capacitados, involucrados, motivados y altamente creativos. En Alemania por ejemplo los docentes cuentan con una serie de incentivos, y en base a su escala de desarrollo profesional van alcanzando metas, experiencia, estudios y con esto su remuneración incrementa. Sistema que se ha probado con la práctica que potencia el desarrollo y crecimiento de una sociedad, un país. En el Colegio Alemán Nikolaus Kopernikus, cada niño es diferente y aprende de forma distinta. Somos un colegio trilingüe que procura preparar estudiantes para los retos del siglo XXI.